El sistema de calidad de los centros de transfusión debe garantizar que todos los procesos críticos cumplen con las especificaciones mínimas de la “Guía para la preparación, uso y control de calidad de los componentes sanguíneos”.1,2

La desglicerolización (DG) de hematíes mediante lavados con soluciones de osmolaridad decreciente, es un proceso crítico ya que la presencia de concentraciones superiores al 2% de glicerol pueden producir hemólisis in vivo.

El método común para medir la DG de eritrocitos previamente congelados es determinar la osmolalidad del líquido sobrenadante después de completar el ciclo de lavado.

Los osmómetros Advanced Instruments 210, Osmo1 y Osmopro ayudan a los centros de transfusión a mejorar la calidad de los componentes sanguíneos y la seguridad de los pacientes, cumpliendo con los estándares vigentes.

El sistema de calidad de los centros de transfusión debe garantizar que todos los procesos críticos cumplen con las especificaciones mínimas de la “Guía para la preparación, uso y control de calidad de los componentes sanguíneos”.1,2

La desglicerolización (DG) de hematíes mediante lavados con soluciones de osmolaridad decreciente, es un proceso crítico ya que la presencia de concentraciones superiores al 2% de glicerol pueden producir hemólisis in vivo.

El método común para medir la DG de eritrocitos previamente congelados es determinar la osmolalidad del líquido sobrenadante después de completar el ciclo de lavado.

Los osmómetros Advanced Instruments 210, Osmo1 y Osmopro ayudan a los centros de transfusión a mejorar la calidad de los componentes sanguíneos y la seguridad de los pacientes, cumpliendo con los estándares vigentes.