Efectividad vacuna con test de anticuerpos

Test rápidos de anticuerpos para conocer el estado inmunitario antes y después de la vacuna 

Estos últimos meses los ojos están puestos en las diferentes vacunas que existen como la de Pfizer/Biontech, Moderna o la de Oxford/Astra-Zeneca para combatir el COVID-19 y hacer frente a la pandemia. Como todas las vacunas, éstas consisten en activar la producción de inmunoglogulinas específicas contra el SARS-CoV-2, bien sea creando anticuerpos contra la proteina Spike o  anticuerpos contra la Nucleocapside, según el tipo de vacuna.

La finalidad es que nuestro sistema inmune, reconozca el  organismo invasor y pueda combatirlo, para no desarrollar la enfermedad en un futuro.

Cómo medir la efectividad

Hasta ahora, la efectividad de las diferentes vacunas se encuentra entre el 70% y el 95%, contra infecciones por SARS-CoV-2. ¿Pero cómo se determina esta efectividad? A través de los anticuerpos generados. Las vacunas, al igual que los antígenos naturales, inducen respuestas efectoras basadas en linfocitos B (inmunidad humoral), pero también basadas en linfocitos T (inmunidad celular). Estos últimos tienen la función de producir anticuerpos.

A medida que conocemos más sobre el virus, sabemos que en los primeros 90 días post-infección o post-vacunación existe una buena correlación entre los valores de anticuerpos frente a la proteína S y la potencia neutralizante, por tanto los test rápidos de anticuerpos pueden ayudarnos a:

  • Conocer la respuesta natural del cuerpo a la lucha contra el coronavirus en caso de infección.
  • Conocer la respuesta inmune de una persona frente a la vacunación para evitar contraer Covid-19.

Por lo que los test rápidos de detección de anticuerpos (TRD) después de la vacunación, serán pruebas imprescindibles para determinar si se ha generado la respuesta inmune deseada. Además, dado que todavía se desconoce  la duración del efecto de las vacunas, también serán necesarios controles periódicos para comprobar que la  inmunidad se mantiene.

Fases de la respuesta inmunitaria

Toda respuesta inmunitaria pasa por diferentes fases: primaria, protectora, memoria inmunológica y respuesta secundaria.

Durante la fase de inmunidad protectora se producen infecciones que son rápidamente eliminadas. Durante la fase de memoria inmunológica, nuestro sistema inmunitario responde de forma rápida a la infección, generándose a continuación una nueva fase de inmunidad protectora.

Para evitar el ritmo de contagio, será importante que gran parte de la población esté vacunada y sea inmune. De esta manera, se ralentiza la transmisión.

Por tanto, conocer la seroprevalencia a través de los test rápidos de anticuerpos, permitiría gestionar mejor posibles nuevas oleadas, así como reducir la incidencia del virus. La deseada inmunidad colectiva, no se conseguirá hasta que más del 80 % de personas estén correctamente vacunadas.

Fases respuesta immune test anticuerpos
Diferentes fases de la respuesta inmunitaria

Después de la aparición de las diferentes variantes, cabe preguntarse si todas las  vacunas contra el coronavirus serán igual de efectivas. Según el artículo «Moderna adapta su vacuna a la variante sudafricana del coronavirus» publicado el pasado 25 de enero, en el periódico La Vanguardia, las compañías Pfizer y BioNTech, afirman que su vacuna protege frente a la variante británica, llamada B117.

Los resultados indican que las personas vacunadas hasta ahora en España contra la covid-19 estarán inmunizadas tanto contra las variantes del virus que actualmente son mayoritarias como contra la B117 que se está extendiendo en Europa.

Tecil dispone de test rápidos de anticuerpos  SARS-CoV-2  capaces de detectar IgG anti proteína S de la Spike y anti proteina N de la Nucleocapside, ideales para ir comprobando la inmunidad producida por la vacunación o detectar aquellas personas que ya han pasado la infección y han generado respuesta inmune.

Recomendamos realizar la prueba de anticuerpos pasados 15 días de la 2ª dosis de vacuna.

Referencias

1

2